Aunque el Budismo normalmente es conocido como una de las grandes religiones del mundo y en muchos países asiáticos cumple esa función es más que eso. El propósito del Buda no fue el de fundar una religión sino mas bien el de dejar unos métodos y unas enseñanzas aplicables por cualquier ser humano para erradicar el sufrimiento y desarrollar todo el potencial humano. Al Buda no se le reconoció como un profeta, no tenía misión particular y no cumplía mandatos divinos, nació como un ser sensible y se cuestionó, como cualquiera, las causas del sufrimiento y de la felicidad. Lo que descubrió y experimentó se debió a un esfuerzo y unas circunstancias que cualquier ser humano puede experimentar y descubrir. Este descubrimiento no es una solución intelectual al problema del sufrimiento, es una experiencia que lo trasciende, que lo hace innecesario. El descubrimiento del Buda es que el sufrimiento no es casual, se le pueden encontrar las causas, se pueden eliminar y de esta forma erradicar en forma permanente. Igual con la felicidad y el desarrollo humano, tienen sus causas y ellas se pueden cultivar en forma consciente acelerando su proceso, lo cual se constituye en un aprendizaje que se puede compartir con los demás seres.

Leer más...

La meditación es la práctica principal dentro del Budismo y es lo que nos conduce de la teoría a la experiencia. Fue el método que dejo el Buda para conocernos internamente, descubrir las sutilezas del ser y lograr una transformación que nos aleje del sufrimiento y desarrolle todo el potencial humano. El punto de partida es mirarnos con honestidad y apertura en forma directa, como la experiencia que somos y no como una idea.

Leer más...

El Budismo tiene distintos enfoques que se desarrollaron cronológicamente a partir de la muerte del Buda y se arraigaron en distintos países y culturas. El enfoque “Hinayana” es el del Budismo original que prevaleció por los primeros quinientos años. El enfoque “Mahayana” es un desarrollo posterior que hace énfasis en el desarrollo de la compasión y la sabiduría. El enfoque Vajrayana o Tántrico que incluye a los dos anteriores hace uso de prácticas directas sobre la mente que aceleran el proceso de desarrollo espiritual. El Budismo Tibetano es el Budismo Vajrayana que se ha practicado en el Tíbet durante los últimos 1000 años. Tiene cuatro escuelas principales que son linajes o familias espirituales de maestros y estudiantes normalmente asociados a una región específica del Tíbet y que con el tiempo desarrollaron sus propias prácticas, enfoques y metas.