Cuatro Maneras para Identificar a un Maestro Budista Genuino

Por Shamar Rinpoche
Muchos estudiantes en los centros budistas Bodhi Path me han preguntado cómo se puede encontrar un buen maestro de meditación. Como esta es una pregunta importante y algo que mucha gente se pregunta, aquí una corta explicación.

Los buenos maestros de meditación son generalmente personas que viven en una forma muy sencilla. "Vivir en forma sencilla" significa alguien que ha renunciado a todo y vive libre de muchas cosas que son una carga para la mayoría de la gente. El o ella probablemente permanecerá en un sitio calmado y aislado como una cueva o una choza en las montañas. En general, los grandes meditadores no son personas conocidas como maestros espirituales conocidos. En cambio, han pasado muchos años de su vida en retiro, y cuando no están en retiro son personas completamente estables en su práctica diaria de meditación. Incluso tratar de descubrir dónde encontrar a estos grandes meditadores no es fácil. Usted podría comenzar a indagar con otros budistas si conocen a meditadores, y luego usted debe analizar cómo viven. Si alguien no tiene experiencia en la meditación, no será capaz de vivir por mucho tiempo en tales condiciones.

Los maestros que viajan frecuentemente pueden no ser los mejores maestros de meditación. Aunque no se puede generalizar, la mente de alguien que viaja frecuentemente es probable que esté preocupada por muchas cosas. Esto sucede por lo que uno ve y experimenta en la vida diaria, incluso cosas ordinarias como un gran supermercado o un centro comercial. Añádale experiencias más excepcionales como tener a muchos devotos invitándolo a uno a muchos eventos, y no es difícil entender que esta mente pueda ya estar distraída. Mientras que esto no es verdad el ciento por ciento de las veces, en la mayoría de casos lo es. Y una persona con una mente distraída no puede ser un buen maestro de meditación. Por lo tanto encontrar a alguien que vive en un entorno aislado y está dedicado a la meditación es ya estar en el camino correcto para encontrar un maestro de meditación apropiado. La siguiente guía puede hacer esto más claro.

Cuando usted decide examinar a un maestro, va a encontrar que hay cuatro tipos. Estos cuatro tipos de maestros se pueden catalogar de acuerdo con dos cosas: su entendimiento intelectual del dharma, y su maestría en las instrucciones esenciales. Las instrucciones esenciales son la llave para abrir el corazón de las enseñanzas. Cada práctica tiene una llave que no se da abiertamente, y únicamente la tienen unos pocos practicantes serios a quienes se las enseñaron a través de una larga línea de meditadores con mucha experiencia. Algunos maestros son intelectuales que no tienen las instrucciones esenciales. Luego hay maestros que tienen las instrucciones clave pero no tienen el entrenamiento y habilidad intelectual. También hay maestros que tienen tanto las instrucciones clave como el conocimiento intelectual. El cuarto tipo de maestros es uno que no tiene ni la clave de las enseñanzas ni tampoco el entrenamiento intelectual. Entre los cuatro, únicamente el último se debe evitar.

Claro está que cada tipo de maestro puede beneficiar en una forma específica. Si usted únicamente sigue dharma que se explica en forma intelectual, eso está bien. Si usted únicamente sigue las instrucciones clave sin ningún entrenamiento intelectual eso está muy bien. Si usted sigue tanto el entrenamiento intelectual como las instrucciones clave eso está supremamente bien. ¡Tal vez sobra decir que no tener ni entendimiento intelectual ni las instrucciones clave no hace ningún bien! Pero en cualquier caso, para alcanzar la meta usted necesita la clave.

Para una audiencia general que necesita una introducción básica, el tipo de maestro que está únicamente entrenado en la parte intelectual está muy bien. Para un practicante avanzado que está dedicado a la práctica intensa, el maestro que únicamente tiene las instrucciones clave es excelente. Finalmente, el maestro combinado intelectual/poseedor de la clave está perfectamente adecuado para cualquier tipo o nivel de estudiante. El cuarto tipo de maestro, uno que no tiene ni entrenamiento intelectual ni las instrucciones clave, no le sirve a nadie. Irónicamente, es el tipo de maestro que muchos se sienten tentados a seguir.

Usted se puede preguntar cómo es posible buscar si alguien realmente es un conocedor, o si son grandes meditadores que tienen las instrucciones esenciales. Para comenzar a determinar si alguien es un conocedor, usted puede comenzar mirando en su pasado -mire su entrenamiento intelectual y sus calificaciones. Investigue dentro de la comunidad donde tal persona se entrenó o donde enseña para asegurarse que tiene las cualidades y el entrenamiento que dice tener. Una investigación a fondo de su pasado es la mejor manera de saber si está calificado o no.

Desafortunadamente es imposible determinar si alguien es un gran meditador, de tal manera que buscar un maestro de meditación es algo enteramente distinto. Usted puede encontrar información acerca de si esta persona pasó muchos años en retiro o no, si él o ella vive de forma tal que encarna la renuncia. Una cosa es segura-si alguien pretende ser un gran maestro de meditación, o sostiene estar iluminado, esa persona no es confiable. Cualquier persona que constantemente alude a su grandeza, que trata de controlar a sus estudiantes argumentando que esa es la naturaleza del samaya o trata de decir que si usted no obedece sus órdenes se irá al infierno, o que está claramente tratando de recolectar dinero, no es confiable. Para aprender el dharma en forma perfecta del maestro adecuado usted debe abandonar todos los conceptos ordinarios y aprender a mirar con ojos frescos. Pero no puede buscar un maestro de meditación de la misma forma que busca una buena marca de pasta de dientes.

De la misma manera que un buen maestro de meditación, alguien que quiere ser un buen meditador también debe renunciar a los apegos de la vida mundana. Un meditador debe llevar una vida sencilla, sin muchas responsabilidades, sin mucha ambición. Para podernos enfocar tenemos que estar dispuestos a renunciar.

Visto 1316 veces