Calmar Nuestras Mentes es el Primer Paso

Por Shamar Rinpoche
Enseñanzas dadas en el Bodhi Path Washington, DC Metro Area en la primavera del 2004.
Potomac, Maryland, Primavera 2004

Hoy les daré instrucciones sobre la naturaleza de la mente que les serán útiles en su meditación. También les daré las razones para practicar la meditación shamatha o de calma mental. Para meditar usted necesita primero algún entendimiento sobre su mente. Nuestros conceptos normales acerca de la mente, que realmente no son precisos, pueden perturbar su meditación. Por lo tanto, es muy importante tener un entendimiento correcto acerca de la naturaleza de la mente.

Generalmente, la gente hoy en día ve la mente desde una perspectiva científica. Tal vez ellos equiparen la mente, que es un proceso, al cerebro, que es un órgano corporal. En este caso, es muy fácil ver a la mente como nada más que una colección de nervios trasmitiendo y procesando señales eléctricas, como un computador hecho de carne. Yo les digo que si la mente funcionara de esta manera no habría ninguna necesidad de meditar. De hecho, usted no podría meditar en lo más mínimo con dicha mente. Sin embargo, para los budistas, la mente no funciona de esta manera. En términos budistas, decimos que la mente es clara. La claridad aquí significa que la mente se puede ver a sí misma. Nosotros podemos entender las cosas porque la verdadera naturaleza de la mente es la de entenderse a si misma. De lo contrario, no podríamos aprender nada. Aprender en un sentido budista significa obtener un auto-entendimiento.

Todo entendimiento conceptual llega a nuestra mente a través de imágenes. Los objetos físicos que comprendemos no son del mismo material que nuestras mentes. Los objetos físicos tienen átomos, mientras la mente no. Esto hace que los objetos físicos sean distintos a la mente.

La mente en sí no está hecha de átomos. Por lo tanto, la mente tiene su propia naturaleza separada de los objetos físicos. Si pensamos en esto, significa que en realidad no hay contacto entre la mente y la materia. Cuando usted entiende que los objetos son simples reflejos de la mente, entonces usted se da cuenta de que lo que su mente comprende no es a los objetos mismos sino simplemente a una imagen de éstos. A través de este concepto de la mente usted puede aproximarse a la idea más difícil de que la naturaleza de la mente está definida por el entendimiento propio y la realización propia. A cada momento la mente está trabajando, se está moviendo. La mente no es una cosa fija que tiene alguna permanencia sino es un proceso; un verdero flujo mental. Entonces a medida que los pensamientos fluyen, ellos mismos aseguran la continuidad de la mente. Si la mente se quedara en un solo pensamiento se atascaría. Se congelaría. Pero gracias a que la mente siempre se está moviendo, porque es dinámica, entonces usted puede percibir el mundo externo a traves de datos sensoriales que siempre están cambiando. Usted puede ver, escuchar y sentir. Por ejemplo, podemos comparar el flujo mental a leer una serie de palabras rápidamente. Cada palabra está conectada a un pensamiento. La única manera en que usted puede comprender una serie de pensamientos es porque su mente no es una entidad fija, inmutable. Si su mente no fuera dinámica, entonces se quedaría atascada en la "A", y nunca podría llegar a la "B". Entonces, en cada momento, la mente se está moviendo; está continuando de su posición anterior. Cuando estamos completamente despiertos, la mente está libre del objeto con el cual se conecta a través de los pensamientos, percepciones y sentimientos. La mente no tiene obstrucción. Usted no tiene un solo pensamiento ni tampoco muchos pensamientos. La mente no existe en forma sustancial. La mente no es ignorante o estúpida en un sentido profundo. Pero debemos entender que la auto-realización no es como estar en coma. Por el contrario, hay claridad y poder. La mente auto-realizada está libre de la influencia de los fenómenos. Es sumamente libre de la necesidad de ocuparse; es ahora una mente independiente.

Esto, podríamos decir, es una buena mente, una mente no-dualista. Claro está, que esta clase de mente no es fácil de obtener. Nuestros hábitos son fuertes, y la mente que no está realizada se deja fácilmente llevar por el flujo de pensamientos. Si usted examina su propia mente, entenderá esto. La mente no existe en forma tangible o sustancial; no es una cosa que exista físicamente. La mente no está limitada por ningún tamaño, forma o color. No tiene límite y es espaciosa. Cuando usted puede realizar un estado de mente abierta-y mantenerlo en una forma estable-entonces usted puede desarrollar este estado sin límite. Usted podría llamar este estado una mente iluminada, pero la iluminación es difícil de realizar. Usted puede realizar este estado de mente a través del examen o el análisis. Pero su mente no permanecerá en este estado por mucho tiempo. Rápidamente desaparecerá debido a sus hábitos mentales. Estoy hablando primordialmente acerca del hábito mental de la confusión y la agitación. Este hábito de la agitación es muy fuerte. Nuestras mentes y las de todos los seres vivientes no son nada si no están inquietas. Mientras la naturaleza básica de nuestra mente es clara y sin límite, nuestra mente presente está inquieta porque la agitación es un hábito mental. Por lo tanto, la meditación es el antídoto natural. Técnicas de meditación organizadas sistemáticamente están disponibles para resolver este problema de la agitación mental. En otras palabras, tenemos que entrenar nuestras mentes. En este momento, nuestras mentes son salvajes y se encuentran agitadas, como un huracán confuso. Para realizar nuestro potencial total, debemos domar nuestras mentes. Y las buenas noticias es que podemos utilizar a la mente para domarse a si misma. Necesitamos desarrollar hábitos mentales nuevos. Entre la gran variedad de métodos utilizados para domar la mente, uno de los más poderosos es el que se enseña en los centros Bodhi Path-la práctica de la meditación shamata. Usted se debe concentrar en la práctica de shamata.

Shamata es la mejor herramienta para pacificar su mente. Le ayudará a desarrollar el hábito mental de la concentración, y ayudará a a no dejar que su mente divague. Y si usted se puede recordar a s mismo de vez en cuando acerca del concepto de la mente que explicamos anteriormente, usted podrá meditar mejor. Si usted olvida que la verdadera naturaleza de su mente es radiante, calmada y pacífica, entonces creará un estrés innecesario en su meditación. Usted puede forzar su mente para que se mantenga enfocada. Esto lo tensionará e impedirá su progreso. Relájese, y lo hará mejor. Tal como lo expliqué anteriormente, la mente es muy espaciosa. En la medida en que usted se concentra, necesita relajarse. Es mucho más fácil concentrarse si no está tenso. En cualquier cosa que usted haga, como nadar, por ejemplo, usted no lo hará bien si está tenso. Usted debe relajarse mientras medita. Tendrá éxito si tiene el concepto apropiado de la mente y luego aplica los métodos de la meditación shamata.

Al principio, la meditación shamata es muy útil. Pero no se fuerce demasiado-necesitará paciencia acostumbrarse a esta práctica. Simplemente recuerde, la meditación es algo que usted puede hacer en este momento para lograr la calma mental. Todo el mundo busca la calma mental, y la meditación es la forma de lograrla. ¿Por qué necesita ser paciente? Si usted no es paciente, entonces no continuará la práctica una vez haya empezado, y así no llegará a ningún lado. Usted consigue tanto como lo que invierte. Si no medita, no logrará nada. Por lo tanto por favor sea paciente.

Generalmente, la gente hoy en día gasta gran cantidad de tiempo trabajando y no pueden sentarse a meditar cuando lo desean. Entonces, por lo menos al principio, ayuda una hora en su día para la práctica de la meditación, puede ser temprano en la mañana, en la tarde, o luego del trabajo, en un momento en el cual puede estar solo y en silencio, en un sitio pacífico.

Sin embargo, una vez haya aprendido a meditar bien, podrá meditar en cualquier lugar. Usted puede agendar una hora específica para meditar, pero si usted medita cada vez que tenga tiempo libre, se acostumbrará rápidamente. Mientras usted está en su oficina, si tiene tiempo libre para hacer un poco de meditación, quizás después de su hora de almuerzo, ¿por qué no tratar un poco de meditación? Dondequiera que esté, medite.

Frecuentemente los maestros de meditación aconsejan a sus estudiantes ser como una vaca pastando, así como la vaca siempre está rumiando sin pensar acerca de ello, asimismo debemos desarrollar el hábito de continuamente, casi en forma automática, meditar. Cuando usted pueda, medite de esta manera. Así se convertirá en parte de su vida diaria.

Cuando usted comienza a meditar, puede querer enfocar la mente utilizando algún tipo de objeto externo de concentración. Puede no necesariamente ser un objeto físico-el "objeto" más común en la meditación es la respiración-debe ser algo sencillo y quieto. Si se mueve, debe ser algo repetitivo, como la respiración. Una buena práctica es contar hasta 21 respiraciones, luego deje descansar su mente permitiendo que divague un poco. Luego, suavemente traiga su atención de vuelta a la respiración, contando de nuevo hasta 21. Descanse otra vez, y luego repita este ciclo durante su período de meditación. Usted se desarrollará rápidamente si se enfoca en contar la respiración de esta manera. Luego de un rato, una vez que se acostumbre a concentrarse, puede dejar de utilizar un objeto externo como medio de concentración. En vez de esto, usted puede comenzar a enfocarse en la mente misma. En este punto, también se puede enfocar en los momentos que están de paso en la mente. Antes de comenzar esta práctica más avanzada, usted debe primero pasar a través de la etapa shamata de entrenamiento en la concentración. Después, una vez su concentración sea estable, podrá comenzar a meditar en la mente misma.

¿Qué más se debe considerar a la hora de hacer shamata? La mayoría de ustedes han escuchado acerca de lo importante que es la postura de meditación. Usted querrá estar cómodo, pero alerta; ya sea en un cojín en el piso o en un asiento. También, fíjense en su dieta. Comer mucha comida rica puede crear embotamiento, haciéndolo sentir con sueño durante la meditación. Sin embargo, debilitarse mucho por no comer tampoco es bueno. Si su cuerpo está débil, no tendrá la energía para enfocar su atención y permanecer alerta. En la meditación, como en todas las cosas, busque el camino medio.

Visto 1261 veces