Mantener los compromisos todo el tiempo

Por Kunzig Shamar Rinpoche

Woodstock,  Noviembre 1980

 

Mantener los compromisos laicos, como el voto del Bodhisattva, es muy importante. Como practicantes del Dharma, que hemos entendido el Dharma y que lo apreciamos, es importante que vivamos de acuerdo a dicha disciplina. De esta forma ustedes se pueden relacionar con las enseñanzas en una forma práctica. Muchos de ustedes tienen familia, tienen responsabilidades que cumplir y necesidades básicas que atender.

En el día tienen una gran cantidad de trabajo, pero en la tarde, si dejan un poco de entretenimiento y distracción, si tienen una disciplina sana, tendrán tiempo suficiente para la práctica. Por ejemplo, de las 9 p.m. a la medianoche ustedes podrían practicar algo de meditación. Depende, claro está, de la orientación individual y las necesidades corporales. Por ejemplo, es saludable, en general, no comer en la noche. Esto hace que nos sintamos más livianos y despiertos, haciendo que la meditación sea más fácil. Tal vez puedan dormir desde la medianoche hasta las 3 a.m. y luego levantarse y meditar un poco.¿Por qué no? Ustedes deben lograr la liberación, y esto no es fácil, requiere bastante trabajo. Es posible hacer estas cosas. Desperdiciamos tanto de nuestro tiempo en el cual no hacemos nada útil. No únicamente lo malgastamos, sino que también estamos acumulando toda clase de negatividad. Cuando nos relacionamos con la verdad del camino, la disciplina externa es algo importante porque estamos acostumbrados a muchos hábitos malos. Para protegernos de regresar a estos malos hábitos, la disciplina externa es necesaria. La práctica entonces se convierte en algo sutil cuando uno comienza a trabajar con las emociones negativas. La purificación de una mente inquieta e inestable comienza con la práctica de la meditación (Shamata). Finalmente llegamos al convencimiento de que la raíz de todos estos problemas está en el ego. El trabajo entonces consiste en cortar la raíz del ego paulatinamente a lo largo del camino y desarrollar el estado sin ego.

 

Nos podemos relacionar con la práctica de dos maneras: la práctica en sí y la práctica luego de la meditación. La práctica de la meditación en sí es cuando hacemos la práctica formal y trabajamos con alguna técnica específica de meditación. La práctica después de la meditación es mantenernos conscientes de cómo conducimos nuestra vida en los asuntos diarios, ser conscientes de nuestros hábitos negativos y mantener una mente sana. La práctica formal es, por ejemplo, la meditación Shamata, la práctica del Ngondro, o el amor bondadoso y la compasión a través de la práctica de dar y recibir donde nos enfocamos en la respiración, de tal manera que, cuando exhalamos transmitimos a los demás bondad, y cuando inhalamos tomamos la negatividad de los demás seres. La idea es que estas prácticas no deben quedar únicamente en la práctica formal de la meditación sino que podemos mantener la actitud iluminada en la vida diaria. Un sentido de bondad, un sentido de buen corazón se debe mantener. La bondad genuina que expresamos no se debe limitar únicamente a los seres humanos, ésta no es una bondad completa. Se debe extender a todos los seres sintientes- hacia todos los seres igualmente. Si la bondad únicamente se limita a los seres humanos posiblemente sea apego, o diplomacia política o buenos modales. Usted debe ser igualmente amable y generoso con todos los seres, entonces la amabilidad será pura. Descansando, caminando, comiendo o durmiendo, la actitud se debe mantener.

 

Básicamente, si usted puede mantener en forma estable la bondad y la compasión iluminada, finalmente se encontrará naturalmente en todas sus actividades. Luego de la meditación formal mantener la conciencia y el esfuerzo es importante. El esfuerzo también es necesario durante la meditación formal. Mantener la generosidad y los preceptos significa que si alguien se enoja con usted, usted tendrá cuidado de no responder de la misma forma y buscar venganza. Si alguien lo trata de herir, usted no devuelve el daño sino que practica la paciencia. De esta manera se puede mantener la práctica sana y se puede aplicar en la vida.

Cuando hacemos la práctica de meditación es como recibir un tratamiento médico para curar una enfermedad. Usted debe mantener cierta disciplina para que la recuperación sea efectiva, por ejemplo, alguna dieta especial, un programa de ejercicios o cierta limpieza -cosas que mantienen los buenos hábitos. De la misma manera, mantener la disciplina, los preceptos externos y la meditación se convierten en hábitos saludables. Contribuyen a una mente gentil y hacen más fácil las técnicas para calmar la mente. Esta es la inseparabilidad del método y la sabiduría a la cual las enseñanzas tan frecuentemente hacen referencia.

 

Visto 952 veces